Hi ha alternatives al tancament de RTVV

Alternatives

Hay otra alternativa menos catastrófica, si la justicia anula, con razón, el ERE y da opción a la readmisión de los despedidos. En tal caso, la empresa (mal que le pese al PP y a la Generalitat) debe sentarse a negociar una racionalización de la plantilla con los sindicatos, sin mala fe como en el ERE que está a punto de salir rana. De manera que, contrariamente a la especie que el entramado mediático difunde (retorno del millar de despedidos e insolvencia de RTVV), se contemplarían prejubilaciones, bajas incentivadas, etc. Algo que en su ensañamiento contra los empleados de RTVV, la empresa ni el PP aceptaron en la supuesta negociación que no lo fue. Descontando los trabajadores que se acogieron voluntariamente al ERE, tendrían preferencia para quedarse aquellos que, tal como marca la ley, superaron en su día una oposición pública y han visto vulnerados sus derechos, como ha quedado manifiestamente claro en el juicio. Es decir, que quienes verían amenazada su continuidad, llegado el caso, serían los abundantes casos de nepotismo e incapacidad profesional, huérfanos de credenciales pero no de padrinos políticos, que permanecen tras la ‘limpieza étnica’ perpetrada en el ERO amenazado de nulidad.

Por otra parte, el retorno de los profesionales ahora despedidos debería evitar la privatización de contenidos, circunstancia que representaría un ahorro en el presupuesto (no es más barata ni de mejor calidad la producción externalizada).

En resumen: las cuentas cuadran; lo que no cuadra son las malas intenciones que generaron un ERE sin negociar, ni las expectativas privatizadoras del servicio público por parte de la derecha. Sería de agradecer que los medios no afines al régimen se alejaran del catastrofismo intencionado para condicionar resoluciones judiciales y estados de opinión, y ofrecieran datos contrastados sobre otros escenarios sin duda menos agradables para cuantos perpetraron, ampararon y justificaron el saqueo de RTVV… y aún pretenden rebanar el plato hasta donde puedan o les dejen.

Saludos.

Manuel Salvador Jardí

Compartir

Deja un comentario